Cartas de Fabio Pabon Portillla - ...:::Sangre Vinotinto:::...

noticias de última hora

domingo, 8 de julio de 2018

Cartas de Fabio Pabon Portillla

La noticia futbolera es sin ninguna duda la eliminación de todos los representantes suramericanos del Mundial de Rusia. Uruguay y Brasil, en ese orden, fueron eliminados de la competencia por Francia y Bélgica de forma respectiva. Tanto el uno como el otro cayeron en dura lucha deportiva y exponiendo lo mejor de su repertorio técnico pero no les alcanzó, así que sin conocer los resultados de ayer sábado en los dos juegos programados de cuartos de final, se concluye que todo quedará en el viejo continente, Europa. De toda formas cuando entramos a la última semana de acción, el mundo sigue convertido en un balón de fútbol y Rusia y su comité organizador están a punto de concluir una impecable cita mundial y su manto de pureza invitacional al universo entero será uno de los puntos a superar en la próxima convergencia de Qatar, la cual ya se encuentra en pleno movimiento. No existe una pasión deportiva más impresionante que un Mundial de Fútbol, cada quien lo vive a su manera, lo goza a su manera, lo disfruta a su manera y algunos lo sufren a su manera. Es un gusto infinito vivir el certamen, incluidos los extremos “fanáticos”, los incondicionales, los furibundos, los que se quejan, los que desean que el torneo y su tramite sea lo más higiénico posible, tal como lo expresó el técnico de México, Osorio, al referirse a la actuación del brasilero Neymar indicando que el fútbol y su accionar debe ser lo más serio posible y lo más atildado posible, nada que se acerque a la payasada(peyorativo el término) que indica un desprecio indirecto por los payasos verdaderos, si es que existen para el amigo Osorio. Pues al técnico Osorio no le gustó o no le gustaron algunas acciones de Neynar dentro del terreno en choque que sostuvieron las selecciones. Debe ser la primera vez en la historia de los mundiales que alguien se queja ante el mundo entero de las talentosos maneras de un jugador destacado y también de ese margen de “marrullería” y actitudes provocadoras de algunos jugadores. No, el fútbol es serio y solemne, según Osorio. Bueno, Osorio pisó sin querer una de las tablas flojas del fútbol, la cual se niega a ser sepultada para siempre: la gambeta o la maniobra inventada para solucionar alguna dificultad que exige acudir a lo desconocido. Esa gambeta o maniobra forma parte del arsenal marrullero que se basa en la astucia y que en el fútbol es una delicia tan especial, a sabiendas que el vocablo maniobra se opone a la esencia misma del fútbol que no permite ninguna operación material que se realice con las manos, sin embargo el termino se usa en el fútbol con una licencia acordada en la astucia y sus derivados, es decir, la riqueza integral del fútbol es tan total que la semántica fue modificada para explicar la espiritualidad del balompié en, por ejemplo, las maniobras de Neymar que tanto incomodan al técnico Osorio. No, nunca, el fútbol serio no debe existir porque el fútbol es en pureza y en esencia un juego para divertir y divertirse, disfrutar y llorar. Esa es la guerra que se libra hoy en los estadios del mundo. La supervivencia del fútbol-juego ante la camisa de fuerza de los esquemas y la limitación de la creatividad y la inventiva en lo jugadores en plena formación. Es en verdad la lucha actual de la imaginación contra los moldes de hierro.
Es allí en esa formación esquemática, donde debemos buscar las causas de la derrota del poder alemán y su proceso formativo integral de la juventud futbolera de ese país. El proceso alemán no se derrumbó pero si sufrió un golpe severo de atención porque México con su vitoria inicial dejó al descubierto que el poder sin imaginación no tiene sentido y no sirve para nada.




LOS FANTÁSTICOS PAYASOS.

Ojalá no se vayan nunca Messi, Crisitiano de los estadios del mundo, ojalá no se hubiesen ido Platiní, ni el rumano Hagi, Ni Ronaldo Nazario, ni Pelé y todos los astros que lo acompañaron en el mundial de Suecia y en el mundial de Chile y en el mundial de México y ojalá no se vayan de los estadios del mundo ni el francés Kylian Mbape, ni Pogba, ni Lukaku y ninguno de los nuevos y viejos payasos que iluminan el universo del fútbol, sin ellos el fútbol sería algo parecido a una ecuación matemática, donde dos expresiones futbolísticas serían iguales y exactas entre si, es decir, el fútbol serio y sin payasadas. Ahora ,cuando el Mundial de Rusia se quedó sin los creadores de ese arsenal de marrullerías y payasadas, donde se incluye el gol de taquito y la magnífica “maniobra” del gol de chilena y el pecado mortal de “la manos de Dios”, apogeo de la marrullería bajo el mando del inconmensurable Dieguito, ahora, repito, que el Mundial se quedó sin sus artistas de la creación callejera, veremos tranquilos y sin nervios cuanto aprendieron los muchachos europeos en todos estos años de observación para evitar con su talento y sus buenas maneras que el fútbol “enladrillado” no se imponga, no se tome los espíritus, no sepulte las gambetas cortas y largas que adornan los templos “caimaneros”, donde la libertad del juego del fútbol es total. El fútbol es maravilloso, sitio y lugar, donde las cosas no suceden de la manera como la lógica, el sentido común y la imaginación lo indican o sino, pregúntenle a España por qué cayó ante la porfía de Rusia bajo el entendido que la porfía no es una virtud es una desesperanza de náufragos del fútbol, es decir, la nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Bottom Ad