Dura caída del Caracas en la Copa Sudamericana

464
Foto: Prensa Caracas FC

Casi dos meses después de haberse enfrentado en Asunción, Caracas y Cerro Porteño se citarían nuevamente para decidir quien sería el clasificado para la segunda fase de la Copa Sudamericana. Luego del empate a un gol en la ida, el conjunto paraguayo estaba en la obligación de ganar este choque, mientras que los avileños solo necesitarían culminar los 90 minutos con el cero a cero en la pizarra. Al final, la fortuna se decantaría por los visitantes, con algo de ayuda.

En partidos de talla internacional, los equipos siempre tratan de dejar una imagen en alto, pues una copa como la Sudamericana no se juega todos los días. En esta ocasión, ni paraguayos ni venezolanos mostraron ese atractivo que merece dicho certamen en los primeros 45 minutos. Un mal estado de la cancha, muchas imprecisiones, dudas a la hora de atacar y defender convirtieron la primera mitad un tanto aburrida y poco vistosa.

La primera ocasión de peligro llegaría a los quince minutos, siendo un remate de Haedo Valdéz que pasaría por encima del arco de Eduardo Herrera. Caracas buscaba dominar el balón, y su rival, necesitado del resultado, se lo permitía. Cerro Porteño tendría su coladero en la zaga, algo que desaprovecharía el equipo local para tomar la delantera. Ni Arrieta, ni Di Giorgi ni Robert Hernández, luego de una gran jugada, fueron capaces inaugurar el marcador. Todo quedaría para el complemento.

Foto: Prensa Caracas FC
Foto: Prensa Caracas FC

El segundo tiempo comenzaría de manera positiva para el conjunto de Sanvicente, tendría sus mejores minutos en la copa. Edder Farías fallaría un gol bajo el arco tras no rematar a tiempo y ser desviado al corner por la defensa. Acto seguido, Evelio Hernández levantaría ese tiro de esquina para que Rubert Quijada mandara la esférica al fondo de las redes con un soberbio cabezazo. Era el 1-0 para un Caracas que no solo ganaba en el marcador, sino en confianza también.

Con el resultado parcial, la intensidad bajaría por ambos lados. Caracas manejaba los tiempos de juego, mientras que un Cerro Porteño con pocas ideas trataba de llegar al área rival como fuera posible. El reloj marcaba 65 minutos cuando el principal sentenciaba un penal bastante polémico para los paraguayos. El encargado de ejecutarlo y posteriormente anotar el empate sería Nelson Haedo Valdéz. “El Ciclón de Barrio Obrero”, con poco y nada, estaba llevando la llave a una definición por penales.

Caracas a partir de allí caería en una especie de bajón anímico. Eran más los reclamos sobre el árbitro que las ganas de proponer juego y levantar el encuentro. Los minutos seguirían pasando y el peligro en las áreas se iría perdiendo poco a poco. No obstante, en una jugada casi aislada, un centro desde la izquierda de Alderete conseguiría a un Julio Villalba que le ganaba por arriba al lateral Daniel Linárez. Ante la incredulidad de muchos, Cerro Porteño estaba ganando en el Olímpico a falta de cinco minutos.

Por más que trataron de buscar esos dos milagrosos goles para clasificar en los últimos instantes, los avileños terminarían con las manos vacías en otra cita internacional. Sanvicente y los suyos tendrán ahora la mente puesta totalmente en el Torneo Apertura.