“El Cacique” volvió a salvar al Caracas

474

Todos los equipos tienen un jugador determinante, de esos que no importa que estén desaparecidos por más de 80 minutos, pero que si les das una oportunidad clara de gol no te perdonan. Ese es el caso de Edder Farías. El delantero avileño apareció cuando más se le necesitaba, y con un cabezazo certero empató las acciones para salvar al Caracas de otra posible debacle.

Fue un comienzo de partido muy electrizante, así como había sucedido ante Mineros dos jornadas atrás. Reiner Castro, quien aún no consigue ser el mismo del año pasado, casi anotaba el primero de no ser por la excelente volada de Beycker Velásquez ante su remate. Acto seguido, en el tiro de esquina que se había generado, William Díaz sí lograría batir al joven guardameta que casi llegó a sacar el cabezazo. Arranque muy vertiginoso para los de casa.

La visita aprovecharía el juego por las bandas, sobretodo por la izquierda donde Daniel Linárez no pudo contener a un Néstor Canelón que jugó a placer. Anzoátegui propuso juego y por momentos era superior a los locales, quienes con el paso de los minutos se iban apagando y alejando del arco rival. Los aurirrojos llegaron a incomodar en varias ocasiones a un Wuilker Fariñez que siempre estuvo pendiente de cada detalle. No obstante, la zaga roja permitiría una internada de Rubén Rojas para que éste cediera al medio, donde Lucas Ugo empataría el encuentro minutos antes de irse al descanso.

Las cosas no cambiarían mucho en el complemento. Sanvicente sabía que faltaba algo más en ataque y decidió darle entrada a Ronaldo Chacón desde el arranque. Con lo que no contaría fue con la caída de su valla apenas transcurridos 6 minutos. Con otro despiste en la defensa, Rojas saldría bien parado ante la marca del juvenil Jesús Chacón y no tendría inconvenientes en dejar atrás a Díaz y Di Giorgi para quedar solo ante el portero. Con el 1-2 en la pizarra, el dolor de cabeza para “Chita” y los suyos se iría acrecentando.

Caracas no tenía alma y tampoco juego. El tiempo pasaba y el miedo a perder en casa se hacía cada vez más real. Beycker volvería a ser figura tras otra magnífica volada, esta vez ante un disparo lejano de Robert Garcés. El choque pedía a un jugador de mayor creatividad y tenencia de la pelota, como Daniel Saggiomo, y Sanvicente supo leer eso. El juvenil ingresaría al 75′ para darle otra cara a sus compañeros.

Los últimos quince minutos fueron totalmente para los de casa. La garra y la entrega se comenzaría a ver y ya era hora de que igualaran las acciones. Saggiomo mandaría un centro preciso al área con destino a Edder Farías. “El Cacique” anotaba otro gol salvador y lo hacía con calidad. Serían unos minutos finales de mucho empuje avileño, pero el principal le pondría punto final al choque.

Un punto para cada bando que no beneficia en lo absoluto. Llegados a la mitad del Apertura, tanto Caracas como Anzoátegui se encuentran fuera de los ocho mejores y sin una idea de juego clara. Deberán aprovechar la próxima fecha si no quieren perder terreno ante los equipos que están más arriba y que mejor manera que enfrentando a Portuguesa y Estudiantes de Mérida respectivamente.