El Málaga con nuevo entrenador y los vinotintos con una nueva oportunidad

617

Míchel era uno de los que más papeletas tenía para tomar el testigo en el banquillo del Malaga CF, algo que finalmente ha sucedido tras confirmarse la marcha de Marcelo Romero. Con el nombramiento del madrileño se busca levantar a un equipo que se ve muy cerca del abismo, pero también puede ser una nueva oportunidad para los cuatro venezolanos que militan en el conjunto andaluz.

Los malos resultados obtenidos por Romero, que en tres meses solo ganó cinco puntos, llevaron al Málaga a la difícil situación de encontrarse en el puesto 15, a solo siete unidades de los puestos de descenso, pero también al ostracismo de algunos jugadores entre los que hay dos venezolanos.

Roberto Rosales es el único vinotinto del conjunto blanquiazul que parece tener un puesto asegurado. Sus buenas subidas en ataque, unidas a su fiabilidad en defensa, le otorgan un plus que lo convirtieron en fijo tanto para Juande Ramos como para Romero, por lo que luce poco probable que las cosas cambien con Michel.

A Juanpi Añor solo las lesiones han podido relegarlo al banquillo. Ciertamente comenzó un poco timorato con Romero, tras ser un titular seguro con Juande, pero con buenas actuaciones consiguió volver al 11 inicial. Sus problemas en el pubis lo han mantenido al margen, pero cuenta con el aval para hacerse un hueco nuevamente. Caso contrario pasaba con los otros dos criollos en el equipo

Peñaranda y Villanueva pueden luchar de nuevo

Adalberto Peñaranda y Mikel Villanueva han vivido unos últimos meses algo apartados del equipo por las decisiones de Romero. El merideño, que había llegado en el mercado invernal, arribó como un salvador y poco a poco fue quedando en el olvido.

El delantero estaba siendo uno de los descartes habituales de un Romero que llegó a decir que no lo veía en “buenas condiciones” tras su llegada del Udinese y por eso lo dejaba fuera de las convocatorias. Lo cierto es que la recuperación de Charles, la irrupción Santos y el enfoque del técnico uruguayo, le restaba oportunidades al criollo.

Algo similar ocurría con Villanueva. El tachirense había sido uno de los fijos de Juande, pero las críticas que venían de todos lados a la defensa, la posterior llegada de Romero y los fichajes invernales de Luis Hernández y Martín Demichelis hicieron pasar a un segundo plano al central venezolano. La llegada de Michel puede representar un nuevo aire para ambos.

Tanto Peñaranda como Villanueva pueden comenzar de cero y demostrar en cada entrenamiento que están hechos para jugar desde el inicio en la escuadra andaluza. Los problemas en ataque y defensa persisten pese a los cambios, por lo que las variantes que implementaría el nuevo estratega podrían incluir a los dos criollos, aunque ellos deberán trabajar duro para lograrlo.

El tercer inquilino en el banco del Málaga en esta temporada tiene la dura tarea de aumentar la moral de un equipo que aspiraba a otras cosas al inicio de campaña y para eso puede contar con la ayuda de cuatro vinotintos, que si se lo proponen, podrán ganarse la confianza de Michel y de la afición malagueña.